Archivos - abril, 2010



21 Abr 2010


Hace 5 años, cuando comenzamos a trabajar agrupados en la “Asociación de Casetas Tradicionales” (ACT), tuvimos que soportar calificativos que se referían a nosotros como “pequeños club de intereses” y “grupos cerrados al gran público”, cuando somos la única organización constituida para trabajar exclusivamente por la feria (sin tener otra actividad  durante el año). La ACT siempre ha ofrecido ideas; pensamos que el debate sobre la feria que se ha generado en los últimos años se debe en gran medida a nuestro empeño por proponer en positivo. Poco a poco, se han ido realizando mejoras (si bien de una forma improvisada, recortando y con un claro déficit en la gestión de las mismas) cuya propuesta (está en las hemerotecas) es inicialmente nuestra. En general, la feria de Córdoba, sin llegar a lo que nuestra ciudad realmente merece, va cambiando de aspecto.

Dos grandes temas por los que hemos luchado, han sido finalmente reconocidos por los responsables municipales: el malsano botellón va a ser prohibido y, por lo que parece, vamos a contar con un aparcamiento. Esperemos que la gestión de estos cambios sea correcta. Desgraciadamente, nos tememos que la improvisación absoluta que ha regido siempre la toma de decisiones en lo referente a la feria, sea, un año más, la característica que defina los cambios que se realizan (no nos cabe duda), con buena intención. De entrada, no nos parece lo más adecuado el lugar para “instalar” el botellón; ojala nos equivoquemos.  La feria es una de las pocas manifestaciones que, en un mundo cada vez más globalizado, es exclusiva de nuestro pueblo. La feria como la hemos conocido las personas de nuestra edad, podría desaparecer en una generación si no luchamos por ella. Creemos que el “modelo de feria abierta” del que tanto se jactan nuestros responsables municipales es una invención de los tiempos en que nos fuimos al Arenal. No es verdad que Córdoba siempre haya tenido una “feria abierta”. Seguimos defendiendo un “modelo de feria libre” con autogestión de las casetas y posibilidad de diferenciar casetas institucionales, públicas y privadas. La falta de profesionalidad en la organización de uno de los eventos que quieren ofrecer como mascarón de proa de la capitalidad cultural para Córdoba (el Mayo festivo es un buque insignia), hace que no podamos planificarnos como realmente nos gustaría. Es cierto que la feria la organiza y la gestiona el ayuntamiento; pero no lo es menos que las casetas están financiadas por personas. No deberían jugar con nuestra buena voluntad porque todo tiene un límite y pudiera ser que algún día nos cansemos de pedir algo tan simple como planificación. Los responsables municipales suelen  realizar anuncios sorpresivos de última hora que lo único que consiguen es ampliar nuestro desasosiego e inseguridad ante lo próximo. No pueden confundir la feria con una “fiesta sorpresa”.

Durante los últimos años, la zafiedad y el mal gusto se habían instalado en el Real de la Feria de Nuestra Señora de la Salud. Desde que la ACT existe, parece que se está tomado conciencia de que Córdoba debe acercarse a la fama de otras ferias de Andalucía, donde no ocupamos, ni por asomo, el lugar que merecemos. Esperemos que nuestros gestores estén a la altura de un momento de cambios. No hay nada más que asomarse a alguna de nuestras casetas para comprobar que, nuestro amor por Córdoba, lo defendemos con hechos consumados.

 

Alberto Villarrubia.

Vicepresidente Asociación de Caseas Tradicionales


Categoría: Noticias






19 Abr 2010

A escasamente un mes para el comienzo de la feria de Nuestra Sra. de La Salud 2010, aún se desconoce el plano definitivo de casetas. Existe un gran malestar por parte de los colectivos que han solicitado la participación en esta feria, ya que aún desconocen si les han concedido una ubicación en la misma.

Un año más el Ayuntamiento de Córdoba vuelve a dar muestras de la improvisación a la que nos tiene acostumbrados en la organización de la semana más grande de los cordobeses, y parece no haberse enterado que todos los finales de mayo se celebra la Feria en nuestra capital .  Por otra parte, también pone en evidencia la falta de respeto a los colectivos que, año tras año, tratan de sacar adelante con su esfuerzo el montaje de una caseta en el recinto del Arenal y que necesitan información por parte del Ayuntamiento con mucha más antelación. Es de destacar que el Ayuntamiento está  incumpliendo las fechas que aparecen en las bases reguladoras de la Feria 2010 que él mismo publica.

La ACT lleva denunciando varios años que el Ayuntamiento de Córdoba debe aprender de la mayoría de municipios de nuestra Comunidad, donde esta información es conocida muchos mese antes del comienzo de la Feria, ya que se prepara, se organiza y se trabaja la feria durante muchos meses, no dando lugar a la improvisación.


Categoría: Noticias