3 Jun 2013

imageEn cierta ocasión le hice a mi amigo Eduardo la misma pregunta que se hace hoy este diario, si la Feria de Córdoba es demasiado larga y me contestó: “mira Juan Antonio la feria de Córdoba es tan larga que el que tiene cuerpo no tiene cartera y el que tiene cartera no tiene cuerpo”.
Este tema ya se planteó en el seno de la Asociación de Casetas Tradicionales cuando tuve el honor de presidir la misma y hubo división de opiniones. Fue muy interesante el debate porque los argumentos esgrimidos por unos y otros eran cierta contundencia.
Aquellos que se inclinaban por acortar la feria alegaban que una feria tan larga llevaba consigo el aumento de costos, más días era igual a más gastos como porteros, elevada factura de luz etc., los segundos donde se encuadraban muchas hermandades, en cambio alegaban que las cuentas no salían, que el montaje de caseta es elevado y que sin la duración actual no merecía la pena instalarse en el Arenal.
Además de estas dos tesis se tuvo en cuenta la opinión del mundo de los “cacharritos” los cuales nos hacían ver que las cantidades que pagaban al ayuntamiento eran muy elevadas y que en el mes de mayo suele haber alguna tormentas que termina estropeando uno de los fines de semana y que al menos para recuperarse de la inversión disponían de otro fin de semana.
Lo cierto es que en la Feria de Córdoba hay días que son muy flojos, véase el lunes como botón de muestra y quizá convendría reducir la feria y equipararla en cuanto a duración a todas las ferias andaluzas, pero para que ello pudiera llevarse a cabo hay que realizar una serie de reformas que hasta la presente no han llegado y que impide a mi juicio tomar esta decisión.
Una de las reformas que habría que emprender sin demora es el cambio del diseño del recinto del Arenal, muchos sabemos que las cosas en Córdoba son “eternamente provisionales” y la Feria de Nuestra Señora de la Salud lleva ya instalada en el recinto del arenal 20 años y sigue siendo provisional, pues bien es hora de cambiar el diseño del recinto para hacerlo útil para el fin al que se destina y todo ello pasa porque las casetas permanezcan de forma permanente en el Arenal. Parece inmoral en los tiempos que corren que una caseta cuyo coste medio de montaje puede oscilar entre 20.000 a 40.000 euros, a los 10 días sea derribada.
Si por parte del Ayuntamiento se adoptase esta medida, no cabe duda que una vez transcurrido un periodo de tiempo de amortización del montaje podríamos estar en condiciones de acortar la Feria. La propuesta que realiza la ACT es viable y además a coste cero, pues aquellas casetas que decidieran instalarse en el Arenal sufragarían los gastos de urbanización de las calles, pero es que además nos ahorraríamos muchos gastos que se tienen que realizar todos los años y como ejemplo haré alusión al alumbrado público. El Ayuntamiento este año se gastará en la instalación “provisional” de la luz aproximadamente unos 360.000 euros que se terminan perdiendo.
Otra medida para poder acortar la feria es establecer algún día festivo, pues parece sorprendente que nuestra feria no tiene ni un día festivo.
El Ayuntamiento debe de reflexionar sobre esta propuesta, hay que tomar decisiones y gobernar es eso, tomar decisiones y resolver los problemas que tiene la ciudad que para eso han sido elegidos y para eso se han postulado ante la sociedad.
​A modo de conclusión y es mi opinión personal creo que la feria es larga, que habría que acortarla, pero hasta que no se lleven a cabo los cambios y reformas indicadas hay que dejarla tal y como está.

Juan Antonio Merlos Chinarro
Vocal de la Asociación de Casetas Tradicionales

Publicado en diario Córdoba. 2  de junio de 2013


Categoría: Noticias



Dejar un comentario